Cuando empezamos a vivir juntos

Conozco a muchas parejas que antes de casarse deciden vivir juntas, sin embargo este no fue nuestro caso. Primero nos casamos y después vivimos juntos (por obvias razones). Ya en otro post les contaré sobre nuestra boda, la cual me atrevo a decir fue una grata experiencia para quienes nos acompañaron.

Después de la boda, nos tomamos un día de “vacaciones”, Sergio, en ese momento mi jefe me dio la oportunidad de faltar el lunes; lo cual agradecí mucho. En el trayecto de regreso de Cuernavaca a la Ciudad de México, venía pensando en lo que nos esperaba ahora, empezar a vivir juntos.

Obvio ambos teníamos uno que otro miedo, pero el haber hablado antes del tema, nos ayudó mucho a ambos. Ya llevábamos 8 años de novios, y habíamos viajado en varias ocasiones juntos, lo cual ayuda a fortalecer una relación así como a conocer a tu pareja. No llegaríamos en ceros, sin conocernos, simplemente estaríamos adaptando nuestras vidas.

Aún recuerdo el primer “súper” que hicimos, acudimos a Chedraui (por que ahí cuesta menos), nos llenamos de víveres y compramos un sartén. Llegamos a nuestra nueva casa, bajamos las maletas, bajamos las bolsas del súper y entramos a un espacio al cual seguimos llamando hogar.

La casa estaba vacía, teníamos unas sillas de jardín, donde pasábamos la tarde platicando y tomando café, poco a poco fueron llegando los muebles. Pero, sin adelantarme mucho, esos primeros días en la noche fueron muy fríos, la falta de muebles no ayudaba. Tuvimos que traer un calentador para las noches, pero cada momento lo disfruté mucho, es reconfortante ir viendo cómo se van concretando nuestros sueños, aunque hay momentos en los cuales me gustaría regresar a sólo tener esas sillas de jardín.

La vida en pareja no cambió radicalmente como me imaginaba y eso fue gracias a Chris; quien siempre supo cómo ayudarnos a tener una experiencia grata en la casa. Si les puedo dar un consejo, es que disfruten cada momento al mudarse, pero sobre todo que platiquen mucho.

Han sido 132 semanas (supongo este número crecerá conforme pase el tiempo, pero hasta hoy es lo que llevamos), desde que hemos vivido juntos. Hemos visto crecer nuestra casa y a nuestra familia. Éramos tres (Chris, Snicker y yo) y ahora estamos esperando al cuarto integrante.

Con mi nuevo trabajo, ahora nuestras tardes platicando después de comer, pasan a ser desayunos con platicas divertidas, entretenidas y de planificación del día. Aún así, la magia de vivir juntos por más de dos años no ha cambiado y si lo ha hecho es para mejorar. Sí, hay veces que discutimos, pero son ocasiones muy contadas y usualmente se resuelve platicando más…generalmente son males entendidos.

Explicación de la foto

12994300_1100946053301196_3907067739908761882_n

Como verán tenía dos compus en ese momento, la mía y la de Chris. No recuerdo qué estaba haciendo o si estaba instalando algo (mi cara de seriedad es impresionante); algo habré estado revisando, seguramente era de la maestría en ese momento…¿estaba haciendo tarea o estaba viendo algo del trabajo? No, no logro hacer memoria, pero el punto es que Chris compartió esta foto diciendo: “Tardes así, son por las cuales estoy segura que amaré nuestro matrimonio. Aún cuando no hacemos nada interesante me la paso increíble contigo ” Y eso es lo importante, disfrutar de los momentos por más simples que parezcan.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s